martes, 17 de septiembre de 2013

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS

El color natural de los ojos depende de la cantidad de pigmento que tiene una parte del ojo denominada iris, que es una membrana coloreada y circular que separa la cámara anterior de la cámara posterior. Posee una apertura central de tamaño variable que comunica las dos cámaras llamada pupila.

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


Lo normal en el ser humano es tener los ojos marrones. El iris tiene una capa de un pigmento, denominado melanina, que recubre ambas caras del iris. El color del iris, y por lo tanto del ojo, depende de la cantidad de pigmento situado en la cara anterior del mismo.

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


La causa de los ojos azules fue una mutación genética sufrida por un solo individuo hace entre 6.000 y 10.000 años. Este hecho parece ser que sucedió al noroeste del mar Negro y , dado que es un gen recesivo, no fue hasta varias generaciones después cuando nació una persona con los ojos azules.
La clave está en el 'OCA2', un gen relacionado con la producción de melanina que, originalmente, puede dosificar su cantidad dentro del espectro entre el marrón -el color predefinido para el ser humano- y el verde, pero nunca para el azul.  Una mutación en un gen adyacente al 'OCA2' provocó que éste viera condicionada su capacidad para producir la melanina, por lo que los ojos resultante son claros en vez de marrones. 
Esta "desconexión" del color marrón hasta convertirlo en azul se produjo, como se ha dicho antes, en la zona caucásica, donde la población agrícola comenzó a emigrar hacia el norte y llegó a Europa.  Hoy en día, las 150 millones de personas con este color de ojos demuestran el éxito genético que la nueva tonalidad obtuvo.

CAMBIO DEL COLOR DE OJOS


Para un significativo número de personas, los ojos claros tienen un importante atractivo,  probablemente debido a que son menos frecuentes. 
Desde hace tiempo se ha intentado cambiar el color de los ojos, y ahora hay un cierto revuelo debido a que una clínica ha salido en los medios de comunicación  refiriendo una técnica que, mediante láser, es capaz de cambiar la tonalidad del iris. 
Hasta ahora sólo existía una técnica que consistía en el implante de lentes coloreadas sobre el iris. Son procedimientos no aprobados por la comunidad científica y en estos casos los resultados se han manifestado desastrosos.

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


Un estudio publicado en el Journal  of Cataract and Refractive Surgery, una de las revistas más prestigiosas de nuestra especialidad, presentó los resultados de una serie de pacientes que habían recibido estos implantes. Los efectos eran sencillamente espantosos. Un 64% experimentaron pérdida de visión, 50% aumento de la presión intraocular, el 36% edema corneal y el 36% signos de uveitis. Se observó también la aparición de cataratas.

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


CAMBIO DEL COLOR DE OJOS CON LASER


Antes de empezar a comentar este tratamiento, me gustaría indicar que, desde mi punto de vista, estamos ante un procedimiento que todavía no ha pasado los más elementales requisitos de validación que cualquier técnica requiere, más si es exclusivamente con una finalidad estética. Dicho esto, la técnica tiene cierto sentido y, aunque no está exenta de riesgo potenciales que sólo el tiempo y estudios adecuados dilucidarán, no es tan agresiva como el implante de lentes en la cámara anterior que ya han demostrado ser muy peligrosas cuando se han implantado con otros fines, sin ser coloreadas.

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS

¿En qué consiste el tratamiento?

El procedimiento se basa en la aplicación del láser, de manera ambulatoria, que provoca la disrupción de la capa anterior de pigmento del iris, de manera que origina un proceso "natural" de eliminación de este pigmento. Una vez que este pigmento ha desaparecido, se manifiesta el color azul subyacente. Este proceso de decoloración del iris tarda entre 2 y 4 semanas y los resultados de los estudios preclínicos, que por cierto nadie ha visto, anuncian que el proceso es permanente. El problema es que es irreversible.
Parece ser que el laser resulta eficaz en todo tipo de pacientes, independientemente de la raza, y, teóricamente, es capaz de actuar de manera localizada con lo que se podrán hacer  tratamientos de pacientes con heterocromía de iris o incluso tratamientos de "fantasía".

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


¿Cuáles son los riesgo de este tratamiento? 

Los resultados preliminares, NO PUBLICADOS EN NINGUNA REVISTA CIENTIFICA, no reportan ninguna complicación. Se trata de la aplicación de un laser sin apertura del ojo, por lo que no existe riesgo de infección, y actúa sobre una estructura, el iris, que no interviene directamente en el mecanismo de la visión, salvo en su función pupilar.
Teóricamente, la aplicación del láser puede causar inflamación intraocular, pero los oftalmólogos tenemos medios muy eficaces para luchar contra ésta.
¿Cuál es entonces el problema? El problema es dónde va ese pigmento que se libera. Existe una entidad muy conocida, el denominado glaucoma pigmentario, que es uno de los tipos más peligrosos y rebeldes del glaucoma
El glaucoma pigmentario se produce por la dispersión del pigmento posterior del iris tras el roce anómalo con la lente interna del ojo, el cristalino. Este pigmento se deposita en la malla trabecular, el mecanismo de desagüe del humor acuoso, bloqueándola. Así, se produce un aumento de la presión intraocular, que si es mantenido en el tiempo dará origen a un glaucoma con su correspondiente daño en el nervio óptico y pérdida de visión. 

CAMBIO DEL COLOR DE LOS OJOS


Los investigadores de esta técnica de cambio del color del iris con láser abogan porque los gránulos de pigmento de la cara anterior del iris son mucho más finos que los de la cara posterior, por lo que son fácilmente eliminados por el ojo.
Creo que ahora nadie sabe si este riesgo es real o no. La buena noticia es que el riesgo de producción de glaucoma pigmentario no creo que necesite mucho tiempo para ser comprobado, pero ahora mismo todavía es muy pronto para arriesgarse a padecer un problema serio de visión por un tratamiento exclusivamente estético.
Los avances que ha experimentado la oftalmología son tan grandes que nunca se puede  decir "de este agua no beberé", pero así como estoy operado de miopía con láser hace 15 años y, recientemente, le he quitado las gafas a mi hijo, por ahora, a la espera de que haya una confirmación científica de los resultados y riesgos de cambiar el color de los ojos con láser, me quedo con mis ojos oscuros.